lunes, 27 de febrero de 2017

La niña juguetona





Ilustración de Yuyi Morales


Leslie, 7 años
Había una vez una niña que estaba haciendo maromas en el patio. Ella estaba feliz porque para su cumpleaños iba a tener un piñata en forma de princesa y pastel de chocolate. La niña era bondadosa.

Miguel, 7 años

Había una vez una niña que estaba brincando en la casa. A ella le gustaba brincar por todas partes y a todas horas. Pero primero terminaba su tarea y le ayudaba a su mamá. Después, ella se iba a brincar y a jugar.


Jesús, 7 años


Una niña se fue a jugar al bosque y no vio una trampa. La niña dio un brinco y cayó en un agujero.

-¡Ay Mamá!- gritó la niña.

De último llegaron los bomberos y la salvaron.


domingo, 26 de febrero de 2017

Adivinanzas



Tu aquí, tu allá.
¿Qué será?

Cuanto más se moja
más te seca. ¿Qué es?


La respuesta se dará el próximo domingo.





Respuesta de la adivinanza anterior



Tengo dientes y no muerdo,
desenredo con cuidado,
caminos abro en tu pelo,
ya sea liso o rizado.



El peine







                         
Para más adivinanzas visita 


sábado, 25 de febrero de 2017

DICEN, DICEN


Graciela Lecube Chavez

© 2017



Aunque todavía soy chiquito
me da risa cuando mi mamita
dice que "para bajar de peso
ella come como un pajarito".

Como siempre está gordita
le diré lo que en un libro leí:
"Los pájaros por comilones
tragan hasta la última amiguita".

jueves, 23 de febrero de 2017

El Capitán



El Capitán era todavía un niño cuando puso pie en un barco llamado Sebastián. Pasó muchos años en el barco y compartió con el muchas aventuras. ¿Podrá el Capitán dirigir su tripulación a través de las aguas más turbulentas? La autora de este libro es Liliana Santirso. El ilustrador es Patricio Gómez.

Para leer el libro hazle click  aquí.
Con el botón (+) podrás leer el libro mucho mejor. Usa el botón (-->) para voltear las páginas

miércoles, 22 de febrero de 2017

Mi perro salchicha



Es travieso, y orejudo. 
Sus orejas como toallas.
Es muy largo y saltarín.
Las patitas de adelante son
tan chuecas que a todos

nos dan ganas de reír.
Y sus ojos tan oscuros y
expresivos son tan bellos.
Que te llena de ternura
cuando mira. 

Juega a la pelota en todo
momento y lugar.
Mi perro salchicha es muy alegre,
y todo el día te hace sonreír.
Siempre hace cosas de payaso,
saltando y corriendo

por sillones, por el pasto.
Cuando lo llamás, el tarda

en aparecer.
Su cuerpo es algo largo, 

casi como un violín.
Así es el.
Avisa si alguien llega.
Avisa si alguien se va.
Es atento y obserba

todo lo que pasa.
Come mucha zanahorias,
frutas y pollo.
Y siempre nos divierte.

A toda hora y en todo lugar.
¡Ay, éste perro salchicha!
¡Qué travieso es!



Leticia Teresa Pontoni
Copyright-2017

martes, 21 de febrero de 2017

¡QUÉ AFORTUNADO SOY!




Graciela Lecube Chavez

© 2017
Me levanté tempranito y me desayuné
con mis padres y hermanos. Somos seis
en total y formamos una familia especial.
Estamos unidos por el amor y el respeto
que en el hogar hemos aprendido.
Escuchando las noticias primero
y cómo la interpretan mis papás después,
me considero un chico afortunado:
duermo en una cama yo solo,
me baño a cualquier hora con agua
corriente en una tina limpiecita,
como tres veces al día y a veces más,
en el armario hay ropa de todo tipo,
voy a la escuela para estudiar
y allí aprendí a escribir, leer y sumar.
En los bolsillos no me falta
un dinerito para comprarme
alguna revista, soda o golosina,
voy al cine, patino, monto bicicleta
y hasta aprendí a tocar la corneta.
Río, juego, tengo amigos y un hogar.
A mi edad ya puedo razonar,
y sin que nadie me lo recuerde
puedo por mi mismo apreciar
lo afortunado que soy. Razón
por la cual doy gracias a todo
y a todos por igual.