sábado, 16 de junio de 2012

LOS ZAPATOS DEL OTRO


Graciela Lecube-Chavez

©  2012
 
 
En el cruce de  las calles Paladino y Orión,
don Fabrizio Altamira y su pizzeria
llamada apropiadamente “Algarabía”,
eran desde hace años centro de reunión.

Los jóvenes clientes eran de varias edades,
que pertenecían a la segunda generación
de inmigrantes dedicados sin excepción
a vencer montón de pruebas y adversidades.

Cada color de piel su grupo asaltante formó;
blancos contra negros, amarillos contra latinos
se perseguían orgullosos sabiéndose enemigos....
haciendo sufrir a don Fabrizio que todo lo vio.

El último incidente fue tan absurdo y peligroso
que se sintió motivado a intervenir y aclarar
lo que nadie hasta el momento pudo enfrentar,
provocando más episodios vergonzosos.

Don Fabrizio se acercó al equipo provocador,
se quitó los zapatos y se los ofreció a su líder:
--Póntelos y camina con ellos para sentir
en carne propia la magnitud de mi dolor.

Por ser jóvenes deberían vivir en armonía
buscando un porvenir decente y llevadero,
entendiéndose y aceptándose primero
acabando para siempre con tanta rebeldía.

Ponerse en los zapatos “del otro” para saber
lo que le causa miedo, tristeza y agonía,
es poner a prueba la propia hidalguía
para experimentar lo que se debe hacer.

No hay comentarios: