martes, 7 de marzo de 2017

UNA FAMILIA ESPECIAL


Graciela Lecube Chavez

© 2017


Doña Cuerpo, algo mayor, estaba
preocupada por los problemas que
sus gemelos Riñones y Pulmones
sin proponérselo le causaban.

Si Cerebro, su hijo más pequeñito,
le daba fuertes dolores de cabeza,
no podía con las patadas de Corazón
estremeciéndola del susto, seguidito.

Intestino, su hijo largo y delgado,
estaba siempre listo a ayudarla,
y por entenderla y quererla mucho
no la dejaba sola, siempre a su lado.

Hasta que un día, su hermana Piel,
cansada de aquel barullo constante
se estiró lo más que pudo y cubrió
a la familia con su mensaje de miel.