martes, 17 de enero de 2017

LA NIÑEZ ES UN TESORO


Graciela lecube Chavez

© 2017


Un maestro hindú muy sabio
a sus alumnos llevó varios días
seguidos a un sitio muy hermoso
y al igual que ellos se sentó
en torno a un lago fabuloso.
-- Maestro, ¿qué haremos aquí?--
preguntaron los niños, curiosos.
-- Observar el agua del lago-
fue la respuesta inesperada.
-- ¿Observar sin hacer nada?
-- Eso lo sabremos mañana.
Pero el "mañana" se hizo en
una semana sin hacer nada.
-- Maestro, el agua huele feo-
los niños se atrevieron a decir
después de mucho sufrir.
-- ¡Así es, yo también la huelo!
Y de eso me alegro porque
ahora me van a entender
cuando esto les diga:
Hasta el agua más pura hiede
si estancada se queda,
sin adelantar o retroceder.
La niñez bien aprovechada
se renueva y expande cuando
sus pies hecha a correr,
porque si ignora al cuerpo
y la materia gris de su cerebro
no ejercita, al poco tiempo
todo lo que tiene se marchita.