jueves, 30 de junio de 2016

El verano esta aquí y las vacaciones también



Por Ariadna Sánchez

© 2016

El verano esta aquí y las vacaciones también. Las actividades durante el receso escolar son de vital importancia para los niños así como para los padres de familia ya que te permiten vivir experiencias épicas. En este mismo sentido, se recomienda mantener un horario o calendario de las actividades ha realizar con el fin de dar estructura a esta jornada vacacional. Incluye de manera oportuna repasos de las lecciones escolares, visitas a parques, bibliotecas y el ejercicio físico. !Mente sana, cuerpo sano!

A continuación te dejo solo algunas de las muchas ideas fantásticas para hacer en vacaciones en compañía de tus seres queridos:

  • Clases de natación
  • Patinar o andar en bicicleta
  • Dibujo y/o clases de arte
  • Juegos infantiles 
  • Manualidad
  • Actividades o quehaceres domésticos.
  • Cocinar (repostería, ensaladas, jugos, licuados, smoothies)
  • Viajar o visitar familiares y amigos
  • Campamentos de verano
  • Club de lectura
  • Voluntario en causas de la comunidad (limpiar la playa, leer a niños, un centro de animales)
  • Talleres de ciencias, artísticos y deportivos.






miércoles, 29 de junio de 2016

¿Y que haces Benteveo?




¿Y qué haces Benteveo
sobre mi reja?
¿Sólo aleteas y me miras
al pasar?
¿A quién buscas Benteveo
ahí parado?
Quizás a un niño.
Quizás a un anciano.
¿A quién quieres saludar
allí parado Benteveo?
Mueves tu pico,
mueves la cabeza.
Y de repente
vuelas hacia otro lugar.
¿A quién buscas Benteveo
parado sobre mi reja?
En las notas de tu canto
la gente suele oir:
¡Bicho feo!
¡Bien te veo!
Quizas tienen la ilusión
de conocer tu lenguaje.
Pájaro familiar que vive
en nuestros jardines.
¿y que haces Benteveo
con tu alegre trinar?


Leticia Teresa Pontoni
Copyright 2016

martes, 28 de junio de 2016

¡QUE VIVA LA FAMILIA!


Graciela Lecube Chavez

© 2016
Portada del libro SOMOS PRIMOS
Escrito por Diane Gonzales Bertrand.
Ilustrado por Christina E. Rodriguez.



María Teresa y María Dolores
son hermanas y cada cual madres
de tres niños primos hermanos:
Marina, Nicole y Efraín de la primera,
Julia y los mellizos Luis y Miguel
de la segunda, de seis la mayorcita
y los últimos varoncitos de tres.
Media docena de querubines
que comparten un amor de novela
como si uno solamente fueran.
Todas las mañanas se desean
buen día y de noche rezan al
unísono usando el teléfono...
ya que viven en casas diferentes.
Cuando se visitan lloran y ríen
por lo mucho que se entienden.
Tres hablan griego, tres español
pero los seis saben mucho inglés
y entre ellos se corrigen por igual.
Por limpiecitos parecen dibujitos,
ellos son tres protectores y ellas
tres mandonas que con amor
todo resuelven y acomodan.
¡QUE VIVA LA FAMILIA!

lunes, 27 de junio de 2016

El Tío Grillo y su Corillo


Azael Alberto Vigil

© 2016


En una dormida ladera, cálida con luna llena,
Justo en las primeras noches nostálgicas de primavera
Se escucha una melodía, contagiando el aire de la pradera.
Serenata que busca amores y la soledad condena.
Coro aéreo omnívoro, que penetra por doquiera.

El tío Grillo y su corillo son tenores de tierra y río.
Chirrían, chirrían y chirrían en perfecta y sonora sinfonía.
Su canto metálico resulta, del roce de sus alas en sintonía.
Mientras las grillas se enamoran del Tío Grillo y su corillo.
Las estrellas se sonríen, de oreja a oreja en la lejanía.

El tío Grillo es el conductor de la orquesta.
El corillo sus músicos y sus notas brillantes.
¡Mire usted qué tropa de intrépidos cantantes!
Chirrido y chirrido que leal amor proyecta.
Entrar en los corazones de los oyentes.

El tío Grillo y su corillo alegres van por la vida.
Cantando a los cuatro vientos, chirriando buscando compañia.
Nocturnos en el patio y la ladera, bailando bajo la lluvia.
Ya las grillas en sus aposentos alistan la bienvenida.

Natural matrimonio que nos trae la primavera.


domingo, 26 de junio de 2016

Adivinanzas


Soy rubio sin tener cabello;
me dicen rey sin tener reinado;
arreglo relojes sin ser relojero.

La respuesta se dará el próximo domingo.




Respuesta de la adivinanza anterior


Por las barandas del cielo
se pasea una doncella,
vestida de azul y blanco,
que reluce como estrella.


La luna 



Para más adivinanzas visita 

sábado, 25 de junio de 2016

ESTÁ EN MÍ


Graciela Lecube Chavez

© 2016


Llegó la noche
me voy a dormir,
soñaré de lo lindo
para amanecer y reír.

Está en mí hacerlo,
está en mí querer,
que sin poner de mi parte
todo lo echaré a perder.

Está en mí esforzarme
para ir hacia adelante
que todo niño merece
un futuro brillante.

Está en mí seguir, seguir
más allá de mí misma/mismo
para seguir siendo niña/niño
manteniendo el optimismo.

jueves, 23 de junio de 2016

Gotitas de cariño y miel




Este libro fue escrito por Maritza Valle Tejeda. Elvira Ordóñez, prologuista del libro, dice lo siguiente: «La autora busca transmitir en cada fase una enseñanza, una fantasía, un suceso divertido o proyectar una luz que defina inquietudes incipientes y así va vertiendo apreciaciones constructivas y señalando un sendero hacia comportamientos positivos.»

Para leer el libro hazle click aquí.

Con el botón (+) podrás leer el libro mucho mejor. Usa el botón (-->) para voltear las páginas

miércoles, 22 de junio de 2016

La prima Vera


Isabel Arraiza Arana

©    2016



Ya llegó la prima Vera
con sus rizos despeinados
y su vestido arrugado
por la brisa mañanera.

Trae consigo lluvia fresca,
semillas, plantas y flores
y los pájaros cantores
que comienzan una fiesta.

Ha parado de bailar.
¿Ya se tiene que marchar?
Vera, no.  ¡Verano!
Prima Vera se marchó.



martes, 21 de junio de 2016

LA FUERZA DE DOS


Graciela Lecube Chavez

© 2016


Trepada a un árbol estaba,
aburrida del aburrimiento
cuando encontré a un búho
quizá tan aburrido como yo.
- ¿Qué le pasa?- pregunté.
- No lo sé. Y tú , ¿por qué?
- Estoy como usted, sin saber.
- Eso es lo peor, si te dejas
llevar por la imaginación
inventas cosas que no son.
- ¡Así es! Atrapada estoy
en la incógnita sin solución -.
- ¿Y por qué no sales de ella?
- Esperando estoy que alguien
me empuje de la sombra al sol...
- Espera, no sigas, no sigas,
que por estar igual los dos
habrá alguien que se atreva
a poner fin a esta situación.
- Lo esperaré, señor Búho,
porque ahora segura estoy
que en la fuerza está la unión.


lunes, 20 de junio de 2016

Katy y Su Peluche Colorin


Azael Alberto Vigil

© 2016


Llovía, llovía y llovía sin parar.
Los truenos y relámpagos aturdían la noche.
El viento susurraba su nocturno cantar.
Sumándole a la sombra su sombrío broche.

Llovía, llovía y llovía sin parar.
Parecía que el cielo inmenso se había roto.
Katy en su camita no paraba de temblar.
No podía dormir con tanto alboroto.

Abrazó fuerte su lindo peluche Colorin.
Y la calma y el sueño invadieron su almohada.
Las ranas cantaban su melodía en el jardín.
Pero Katy con su peluche no le temía a nada.

Después de la lluvia llegó el reposo.
Y como por arte de magia Katy se quedó dormida.
A su lado descansaba Colorin su oso hermoso.
Custodiando el dulce sueño de su amiguita querida.

domingo, 19 de junio de 2016

Adivinanzas


Por las barandas del cielo
se pasea una doncella,
vestida de azul y blanco,
que reluce como estrella.

La respuesta se dará el próximo domingo.



Respuesta de la adivinanza anterior

Salimos cuando anochece,
nos vamos si canta el gallo,
y hay quien dice que nos ve
cuando le pisan un callo.



Las estrellas 




Para más adivinanzas visita 

sábado, 18 de junio de 2016

TRADICIÓN CASERA


Graciela Lecube Chavez
 
©  2016


 
LA COQUETA era la tienda favorita de niñas,
jovencitas, y de abuelas como Violeta Macías
que una tarde de junio llevó de compras allí
a sus dos nietecitas. 
Cuando terminaron de ver los modelitos para
niñas de 6 años, la señora le preguntó a Tanya:
--¿Te gustó alguno?
-- Sí... éste... el azulito.
-- Pruébatelo y si te gusta mucho mucho, por ser
una niña buena te lo regalo para tu cumpleaños.

Cuando estaban en fila frente a la caja registradora
para pagar, una niña de su misma edad lloraba
a gritos, sin importarle que llamaba la atención.
-- Mamá, no voy a usar esa cosa que compraste.
¡Es horrible!-- Las hermanitas se miraron sin hablar.

En el taxi de regreso a casa, Naty, de once años, 
dijo como si fuera una señorona hecha y derecha:
-- Tu vestido es precioso y te queda perfecto.
Violeta Macías, mujer pensante y observadora,
apreció lo bien que se llevaban sus muchachitas.
 
Llegó el esperado cumpleaños y con él,  los amigos
con regalitos, listos para romper la piñata y comer 
helado y bizcocho. Violeta, confiada y serena llamó 
a las niñas que acudieron felices a su lado.
-- Corran, corran-- les dijo -- que les tengo una sorpresa:

-- El día en LA COQUETA rogué para que crecieran
con respeto y armonía, sin envidia y sin mentiras.
Tanya, a partir de este cumpleaños tuyo, tu hermana
también recibirá un regalo. Así, Naty, cuando celebres
otro año de vida,Tanya recibirá lo suyo".

Cerrado este pacto, abuela Violeta necesitó explicarlo: 
-- Yo no sé cómo comienzan las tradiciones, pero para mí
son promesas que se cumplen año tras año en la fecha
establecida. Fecha que no se olvida...¡ fecha que hace
falta en la vida para sentirse a salvo de las mentiras"!  


 

jueves, 16 de junio de 2016

Feliz dia del Padre


¡El día del Padre es una celebración muy especial! Es un recordatorio de los grandes sacrificios y esfuerzos que los padres tuvieron y sigue haciendo por su familia. La siguiente narración que les presento es muy significativa, ya que mi padre tuvo que emigrar a los Estados Unidos en busca de mejores oportunidades al igual que lo hacen miles de paisanos. Extiendo un amplio reconocimiento a aquellas mujeres que desempeñan con coraje y tenacidad esta ardua labor de ser padre y madre a la vez. En este mismo sentido, también mi admiración para los padres solteros que con valentía hacen la diferencia en la vida de sus hijos.


Alma Polvorienta

Por Ariadna Sánchez

© 2016

A medio techo paseándose como faraona de oriente se contoneaba Bartola. Ella era una gata flaca y de pelo blanco, sus ojos azules como el inmenso cielo le brillaban como luceritos de verano. El sol radiante y potente acariciaba la mañana de mi partida. Una partida que era necesaria para el progreso. Las tortolitas adornaban la pieza de la casa, aunque se deslizaban temerosas por mi presencia hacia los residuos de las semillas que se quedaron de la noche anterior. Superman, mi perro huesudo y medio tiriciento percibía el adiós. Sus ojotes negros se hundían como presagiando mi abandono y mi miedo. El impertinente reloj y su atormentador tic-tac me recordaban que a medio día la camioneta me llevaría hacia el aeropuerto rumbo a Tijuana.

El espumeante chocolate de leche y el embelesador pan de yema me estaban esperando en la cocinita de mi mamá. Ella con mandil puesto y entre sollozos y plegarias me servía lo que sería mi último almuerzo en casa. Mi papá abrazaba un rollo de alfalfa como aferrándose a los recuerdos de la infancia que se fue como agua. Mi corazón se desgarraba como cuando le quitas la cáscara a una naranja. El dolor de dejar a mi familia empezaba hacer estragos en mi garganta. Quería hablar y no podía. Quería llorar pero mis ojos estaban secos como el desierto. Quería que las circunstancias hubieran sido diferentes no solo para mi sino para otros miles de paisanos que al igual que yo teníamos que emigrar. Entre lagrimas y recuerdos pasé el primer sorbo del caliente y dulce chocolate. Mi pequeña mochila que estaba remendada de la orilla, era mi pasaporte hacia “el otro lado”. Una estampita de Guadalupe y unos escasos pesos eran la luz de mi camino. Un camino que no es fácil pues hay una incertidumbre que ni yo alcanzo a comprender. Es un camino donde lobos y ovejas, más bien, coyotes y corderos penetran el muro que divide dos territorios tan distintos entre si. Finalmente, el sonido del claxon se escucha y es hora de salir. La tristeza en su máxima expresión se hace presente. Como una ladrona, me roba mi familia, mi tierra, mi confianza, hasta mi dignidad. Me temblaban los pies y pasé saliva como unas tres veces para no llorar. Mi madre me santiguó y me besó la frente cubriéndola con lagrimas y así dejándolas estampadas como sello permanente. Mi padre con semblante serio y pensativo, me abrazó y me bendigo. Se acomodó de nuevo el sombrero y me encaminó a la puerta. El chofer del pueblo “ya tiene el cuero curado”, pues él es quien lleva a todos los del pueblo al aeropuerto y solo con una media sonrisa me recibe porque entiende el difícil trance. Me coloco en el asiento, no sin antes echarle un último reojo a mi barrio querido. Donde mis mejores años se quedan atrapados en la memoria y haciendo eco en las paredes de adobe y ladrillo. Giro nuevamente mi rosto hacia mis padres que tomados del brazo me despiden, mientras el chofer conduce la camioneta velozmente sobre calle descascarada, dejando atrás una vez más otra alma polvorienta.