martes, 27 de diciembre de 2016

SORPRESA


Graciela Lecube Chavez

© 2016

Cuadro de  Silvia Cuello


La muy extraña Nicanora
jugaba sola a las canicas
dejando correr las horas.

Gacha la cabeza, repetía
entre dientes un estribillo
que ningún chico entendía.

Nadie la invitaba a jugar
y todos opinaban que ella
no debía ocupar "su" lugar.

Pero qué sorpresa se llevaron
al verla sonreír al gatito que
mimoso se sentó a su lado.