jueves, 3 de noviembre de 2016

El sándwich de Carla



Reseña por Ariadna Sánchez

 ©  2016

La historia del día se titula El Sándwich de Carla escrito por Debbie Herman, ilustrado por Sheila Bailey y traducción al español a cargo de Rosario Pérez. Carla es una niña creativa y llena de confianza en si misma. Su personalidad tan única, se ve reflejada en los suculentos y singulares sándwiches que a diario lleva a la escuela para la hora del almuerzo. Sus peculiares combinaciones hacen que sus compañeros de clase volteen a mirar los emparedados con ojos de asombro y curiosidad. Carla por su parte, demuestra que la originalidad consiste en ser uno mismo y disfrutar a cada instante aunque eso implique ir contra corriente.

Los sándwiches de plátano y requesón,  mantequilla de maní en pan de pita o hígado picado, papitas fritas y pepino son algunas de las variedades en la lonchera de Carla. A medida que pasan los días, Carla almuerza sola a causa de las burlas de compañeros por sus sándwiches. Sin embargo, el día del picnic que organizo la maestra Pimienta fue el evento decisivo en la relaciones de los chicos. Pues Héctor, olvida su comida y se encuentra con hambre.  Carla, invita a Héctor a probar diciendo:

“Puedes tomar uno de los míos-le ofreció-. Traje de más”.

Minutos mas tarde, Héctor por fin se anima a probar la creación de Carla.

“Héctor examino cuidadosamente el sándwich de lechuga, tomate, pasas, brotes de soja, pretzels y mayonesa.

Cuando terminó el último bocado, Héctor se chupó los dedos y chasqueó con la lengua. -¡Ñam, ñam!-dijo-. ¡Es el mejor sándwich que he comido!

La moraleja de este premiado y aclamado libro es una invitación a la originalidad. A sentirse orgullo de uno mismo y a no tener miedo de intentar cosas nuevas. Al igual a aceptar la diversidad que existe alrededor de uno mismo. A pesar de las diferencias que puedan existir entre unos y otros siempre hay espacio para la sana convivencia.

¡La lectura te da alas! Recuerda visitar la biblioteca pública para seguir empapado de nuevas aventuras. Nos leemos la próxima semana.






No hay comentarios: