jueves, 13 de octubre de 2016

Viborita de Cascabel






 Reseña por Ariadna Sánchez

©  2016



El maravilloso cuento Viborita de Cascabel forma parte de extensa riqueza cultural de los pueblos nativos de Norte América. Contado espléndidamente por Te Ata, adaptado por Lynn Moroney, traducción al español por Francisco X. Alarcón e ilustrado por Mira Reisberg hacen de este ejemplar un tesoro invaluable para la biblioteca familiar.

Las alentadoras enseñanzas que transmite Viborita de Cascabel a los lectores son valores fundamentales para el pleno desarrollo personal como: la paciencia, el autocontrol, obediencia, respeto pero sobre todo el amor. Viborita de Cascabel es un joven reptil ansioso por tener su cascabel. Llora a cada rato y en todo lugar por no tener su anhelado cascabel. Todos los animales del desierto están enfadados con la situación. En asamblea general, los animales acuerdan ponerle un cascabel  a Viborita, aunque esto implique algunos riesgos por lo joven que es. A la mañana siguiente, Viborita esta feliz por su cascabel. El sonido de su potente cascabeleo provoca en Viborita la idea de asustar a los animales de la región. Estos no les agrada en absoluto ser burlados por la traviesa Viborita. 

En uno de sus días de travesura, Viborita decide espantar a la hija del jefe. Cuando Viborita esta lista para sorprender a la joven; ella pisa el cascabel destrozándolo inmediatamente.  La inexperiencia de Viborita la llevan a darse cuenta de que las acciones mal intencionadas pueden traer consigo consecuencias desafortunadas. Desconsolada y cubierta en llanto Viborita de Cascabel se dirige a casa de sus padres. La moraleja de la historia: Paciencia, todo llega a su debido tiempo.

Recuerda que la lectura te da alas. Visita la biblioteca pública más cercana a tu domicilio para seguir empapado en nuevas aventuras. ¡Nos leemos la próxima semana!


No hay comentarios: