jueves, 8 de septiembre de 2016

Frida


 Reseña de Ariadna Sánchez

© 2016

Al exponer a las niñas y niños al maravilloso mundo del arte, ellos crean una visión más amplia de lo que acontece a su alrededor. De acuerdo al portal electrónico Escuela con Cerebro dice que cuando se integran las disciplinas artísticas en las prácticas pedagógicas se promueve el pensamiento creativo y divergente en los alumnos y no solo eso, sino que también desarrollan un pensamiento más profundo. Un ejemplo sobre esto último lo pueden encontrar en el programa  Artful Thinking desarrollado por el  Proyecto Zero de Harvard que utilizaba el poder de las imágenes visuales, como las de las obras de arte, para estimular en los alumnos procesos como la curiosidad, observación, comparación o relación entre  ideas imprescindibles para el desarrollo del pensamiento creativo y del aprendizaje (Hardiman, 2012).

Los padres de familia pueden estimular a sus hijos llevándolos a museos, galerías, eventos artísticos o leyendo libros sobre el tema. En lo personal uno de esos libros que promueve esta principio es Frida ¡Viva La Vida! Long Live Life! Por Carmen T. Bernier-Grand. El ejemplar contiene poemas, datos y las bellísimas pinturas que le dieron  fama mundial a la mexicana Frida Kahlo.

El regreso a clases es también una ocasión para dar impulso al lado artístico de las y los niños. Hablar con sus profesores para saber si en la escuela ofrecen cursos o clases de arte es el primer paso para que puedan desarrollar su máximo potencial y explorar las diferentes avenidas del arte.

Recuerda visitar la biblioteca local para seguir navegando en el universo de las letras. ¡La lectura te da alas! Nos leemos la próxima semana.


Recursos: