martes, 9 de agosto de 2016

TU NOMBRE


Graciela Lecube Chavez

© 2016



Antes de nacer, tus papitos pasaron
muchas horas pensando el nombre
que te iban a regalar. Un nombre
que te gustara hoy, mañana y siempre.

En Estados Unidos los papitos eligen
el nombre de sus hijos y es costumbre
escuchar a parientes, amigos y vecinos
que comparten ansiosos tu "alumbre".

De haber nacido en Alemania, tendrías
por ley un nombre claramente de hombre
o de mujer, sin sobrenombre o apodo,
solamente un nombre como corresponde.

En Francia y otros países, también por ley
tu nombre no debe exponerte a la burla.
En 1950, los "gringuitos" eran Dick y Jane;
hoy podrías llamarte París, Dakota o Burma.

El nombre que te identifica es tu tarjeta
de presentación que expresa con propiedad
educación y profesión, tu sello individual
que con orgullo muestras a la sociedad.

Por lo que si a pesar de todo buen intento
el nombre dado quisieras verlo cambiado,
eres libre de darte otro que sea a tu manera
porque estás en América, no en otro lado.