lunes, 20 de junio de 2016

Katy y Su Peluche Colorin


Azael Alberto Vigil

© 2016


Llovía, llovía y llovía sin parar.
Los truenos y relámpagos aturdían la noche.
El viento susurraba su nocturno cantar.
Sumándole a la sombra su sombrío broche.

Llovía, llovía y llovía sin parar.
Parecía que el cielo inmenso se había roto.
Katy en su camita no paraba de temblar.
No podía dormir con tanto alboroto.

Abrazó fuerte su lindo peluche Colorin.
Y la calma y el sueño invadieron su almohada.
Las ranas cantaban su melodía en el jardín.
Pero Katy con su peluche no le temía a nada.

Después de la lluvia llegó el reposo.
Y como por arte de magia Katy se quedó dormida.
A su lado descansaba Colorin su oso hermoso.
Custodiando el dulce sueño de su amiguita querida.

No hay comentarios: