miércoles, 4 de mayo de 2016

La arañita teje…



En el alto techo
del gran salón
de una casa deshabitada,
su tela tejió.
La negra arañita
que a todos asustó.
Sus patas son robusta,
y llenas de pelos. 
Nadie se acercaba,
nadie la miraba.
Pero todos sabían
que allí estaba.
Tejía su casa
para allí vivir.
Pronto llegarían
nuevos pequeñines
a su nuevo hogar.
Allí nacerían
y también jugarían,

y se colgarían
de todo lugar.
La arañita Gligly
se quedó a vivir.
En el alto techo,
ella quiso dormir.
Su red se agrandó
cada día más. 

Pero no era tan mala
como aparentaba,
sólo muy enorme,
y eso asustaba.

Leticia Teresa Pontoni
© 2016


No hay comentarios: