martes, 1 de marzo de 2016

LA NIEVE ES PARA JUGAR

                                                        
Graciela Lecube Chavez

©  2016



Lo que dije, repito: La nieve
es para jugar, pero en el mes
de febrero de este año 2016
fue tanta la nieve que cayó,
que HISTÓRICA se la llamó
porque llevaba cien años
sin registrarse otra igual. 
Los chicos que vivimos
en Nueva York esperamos
la nieve que trae el invierno
para deslizarnos barranca abajo
por las calles inclinadas como
la155 cercana al río Hudson,
amarrados a las tapas de
los tachos de basura vacíos,
bien limpiecitos, compartiendo
nuestros gritos y risotadas.
Los vecinos ni nos miraban
durante aquel tormentón,
asustados como estaban
de caerse de un resbalón.
Nadie jugó en aquella nieve
acumulada en montones,
pero nos divertimos igual
paleándola sin complicaciones.