martes, 8 de marzo de 2016

BESITOS


Graciela Lecube Chavez

© 2016

Sopla el viento. Hace frío.
Estoy sola a la puerta de mi casa
esperando el auto de alquiler
apalabrado en la tarde de ayer.
Pasa una mamá joven empujando
un cochecito con dos niños dentro.
La nena me mira, cierra la manito,
se la lleva a la boquita
y me tira un besito.
El nene me mira, cierra la manito,
se la lleva a la boquita
y me tira un besito.
La miro a ella, lo miro a él,
miro a la madre sonriente y amorosa...
abro los ojos, abro la boca,
abro las manos, recojo los dos besitos
y me los llevo primero a la frente
y después al corazón... sorprendida,
embobada, ilusionada y feliz
de que los dos sean para mí,
completamente convencida
de que hoy cerraré bien el día
porque dos angelitos -sin conocerme-
me señalaron con su inocencia
y con dos besitos disiparon
mi incomprensible melancolía.