lunes, 4 de enero de 2016

Cultivando la verdadera amistad


Redacción: Kevin Jared Martínez Márquez

©  2016

Fotografía: L'Osservatore Romano



El papa Francisco considera que la amistad es una pieza importantísima en el rompecabezas de vida de cada ser humano. Para el sucesor de Pedro, la amistad es sagrada. "Las verdaderas amistades, no se explicitan, se dan y se van como cultivando. A tal punto que la otra persona ya entró en mi vida como preocupación, como buen deseo, como sana curiosidad de saber cómo le va a él, a su familia", establece Su Santidad.

Ciertamente, la amistad es un conjunto de estructuras que permiten a una persona compartir aspectos relevantes de su vida con los que se encuentran a su alrededor. Tales estructuras pueden ser la confianza, la alegría, el respeto, la empatía, entre otros valores fundamentales para una convivencia estable y perdurable.

"Es un misterio la paciencia de Dios, como también es necesaria la paciencia para forjar una buena amistad entre dos personas. Tiempo y paciencia. Como dicen los árabes: «comer varios kilos de sal». Mucho tiempo de hablar, estar juntos, conocerse y ahí se forja la amistad. Esa paciencia en la cual una amistad es real, sólida. Porque en ese tiempo pasan muchas cosas en la cual hay que responder como amigo, o como indiferente", precisa el papa Francisco. "[…] es que con un amigo, por ahí vos no te ves durante mucho tiempo, pero cuando te encontrás, y a veces pasan meses o hasta un año, sentís como si te hubieras visto ayer, enganchás enseguida. Es una característica muy humana de la amistad".


<Las palabras citadas del papa Francisco corresponden a una entrevista realizada por Radio Milenium>.


No hay comentarios: