lunes, 2 de noviembre de 2015

¡No más aburrimiento para la huesuda!


Redacción: Kevin Jared Martínez Márquez

©   2015



Estaba la flaca huesuda,
huesudamente flaca,
buscando algo lindo,
pero no aburrido.

"¡¿Qué hago?!, ¡¿qué hago?!",
pensó sin demorar,
era tanto su aburrimiento
que se iba a desmayar.

Buscó por aquí,
buscó por allá,
"Moriré otra vez",
pensó sin lamentar.

Morir de aburrimiento
no era su destino.
Nunca se casó,
ni tuvo vecinos.

No había lotería,
no había marionetas,
"¡Qué aburrimiento!, ¡qué aburrimiento!",
pensó dando vueltas.

No había pan de muerto,
no había enchiladas,
no había cera en las veladoras,
¡qué tragedia desgraciada!

Buscó y buscó,
y lo encontró.
Un sitio muy bonito,
¡era Los Bloguitos!

Leyó y leyó,
aprendió y descubrió.
No volvió a sentirse aburrida,
pues encontró lecturas de por vida.


No hay comentarios: