lunes, 19 de octubre de 2015

Preguntas para un caracol


Redacción: Kevin Jared Martínez Márquez

Fotografía: Claudia Peters

©  2015




—¡Qué bonita concha! —comenté.
—¡Qué amable! —expresó el pequeño caracol.
—¿Cuál es tu nombre? —pregunté.
—Mi nombre es Hermenegildo —respondió el caracol.
—¿Qué te gusta comer? —cuestioné.
—Me fascina comer el moho que se encuentra sobre las rocas —advirtió Hermenegildo—. También me gusta comer fruta y verdura.
—¿Cómo masticas tus alimentos? ¿Tienes dientes? —pregunté con curiosidad.
—Sí, tengo dientes —estableció el caracol—. No los he contado, pero leí un libro acerca de caracoles como yo; tenemos alrededor de 20 000 dientes, muy pequeñitos.
—¡Cuántos dientes! —me sorprendí—. Cuéntame algo más.
—Me gusta dormir dentro de mi concha —comentó Hermenegildo—. Desearía invitarte a una fiesta en pijama, pero no tengo mucho espacio.
—Descuida.
—La esperanza de vida de un caracol es de entre cinco a siete años —agregó el pequeño caracol.
—¿Te gusta salir a dar un paseo, al atardecer? —cuestioné.
—¡Sí! —se alegró Hermenegildo—. Es muy divertido salir a pasear, soy algo lento; pero siempre llego a mi destino.

—¡Me alegra!