lunes, 7 de septiembre de 2015

Museo Arocena: Casa Histórica Arocena


Redacción y fotografía: Kevin Jared Martínez Márquez




En el tercer nivel del Edificio Arocena, iluminada por hermosos candelabros de techo y vestida con pintorescos objetos, se encuentra la Casa Histórica Arocena; un proyecto de ampliación-restauración propio del Museo Arocena. Esta casa-museo descansa en una de las edificaciones más emblemáticas de los alrededores, un vetusto edificio construido en 1920 por la familia Arocena.

En cada habitación se pueden apreciar muebles, objetos ornamentales y artículos personales que representan y evocan a una de las épocas más destacadas de la Comarca Lagunera. Las piezas propias de la región invitan a las personas a viajar años atrás para conocer el estilo de vida de los que disfrutaron y forjaron la ciudad en su momento, más precisamente entre 1919 y 1936. La muestra histórica pretende mostrar los rasgos más característicos del ámbito político y económico, así como lo que definió a la movilidad social y a la vida privada.

La exposición incluye un patio central que permite observar todas las recámaras, el oratorio, el despacho y el gran salón. Las sillas, las mesas y los demás muebles y objetos del comedor se visten con la corriente artística propia del «renacimiento español».

El «Gran Salón» funcionó como el espacio ideal para las ocasiones especiales. "El piso de madera y sus adornos, los detalles decorativos en las paredes y el mobiliario, nos hablan de la importancia del lugar. Se destacan los sillones Chippendale y las butacas en estilo y época Luis XVI, además de una gran alfombra en gobelino francés que cubre casi toda la estancia", destacan redactores del museo.

Las recámaras, con decoraciones llamativas y poco abundantes, fueron de utilidad para brindar un descanso apropiado y estable. Las bases para los colchones, así como los otros muebles de las recámaras, están hechos con fina madera de roble español y presentan un estilo artístico neoclásico. El baño, tapizado con un color blanco acogedor, fue en su tiempo el más moderno de la ciudad.

El oratorio acompañó a toda aquella persona que buscaba un momento de reflexión espiritual. "Una de las características de las familias españolas que emigraron a La Laguna a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, fue la práctica de valores bien arraigados como la religiosidad católica", establecen redactores.

La Casa Histórica Arocena abrió sus puertas en el año 2010, brindando todo un magnífico paseo a través de la vida de las personas que para entonces comenzaban a resguardar a La Laguna dentro de sus corazones.












No hay comentarios: