martes, 29 de septiembre de 2015

MIL CARAS



Graciela Lecube Chavez

©  2015



Me gusta hacer muecas cuando estoy triste,
si me siento aburrida sin encontrar qué hacer,
si miro a un pajarito picoteando su alpiste,
cuando me levanto temprano para correr.

Me gusta hacer muecas para molestar a mamá
que se irrita y protesta de todas esas caras,
recordándome lo que cien veces me ha dicho ya:
"Sigue haciendo muecas y te hallarán rara".

Pero ni eso me asusta, porque hacer muecas
es un pasatiempo inocente y más que divertido,
mejor que vestir y desvestir a mis muñecas
o perder tiempo buscando un mensaje escondido.

Sacar la lengua hasta tocar la punta de la nariz,
arrugar el entrecejo, poner en blanco los ojos
y estirar la boca como desteñido buzón en París,
colma mis ansias y algunos de mis antojos.

Haciendo muecas a mi gusto me transformo
y creo mil personajes casi siempre divertidos;
a nadie yo molesto y a solas me conformo
usando el potencial que me ofrecen los sentidos.

No hay comentarios: