martes, 3 de marzo de 2015

LA TORTUGA Y EL CONEJO


Graciela Lecube Chavez

©  2015



Una mañana soleada una tortuga y un conejo se toparon
a lo largo de una senda estrecha llena de vueltas y canales.
-- ¿Adonde vas tan apurado, conejo? -- No conversaron
porque el "orejudo" ignoró de la vieja tortuga sus señales.

Como la pobre estaba acostumbrada a arrastrar su casita
sin que nadie le prestara atención, respiró hondo y continuó
paso a paso como siempre hacía, ignorando la maligna risita
del conejo burlón, que se detuvo a ver cómo se las arregló.

Créase o no, ambos llegaron adonde querían llegar sin mayor
diferencia de tiempo. Mientras el conejo se detenía a criticar
lo que la tortuga hacía, ella por la ruta avanzaba sin temor,

concentrada en lo suyo, sin ocuparse en terceros y sin burlar
al conejo atrevido. -- La vida le enseñará que necesita el amor
de otros -- pensó ella con convicción -- si piensa en avanzar.