martes, 21 de octubre de 2014

ME CAÍ


por Graciela Lecube-Chavez
 
©  2014


 
Al nacer me inscribieron Ramón
y cuando comencé a correr
me dedicaron una canción
que me popularizó como Maratón.
 
En mis primeros años subí
y me caí de árbolea, mesas,
sillas, taburetes, escaleras,
caballitos de madera y otros
que trotan “de de veras”.
¡Pero caerme de mi cama
es algo que nadie se espera!
Pues sí, me caí, y por ser
gordito, la grasa que no logro
perder, de romperme los huesos
me salvé. Al 911 mi hermano
mayor llamó muy preocupado
porque mamá de los nervios
de eso no se ocupó, pero
de mi lado no se movía
preguntándome “¿Qué pasó?”
"Me lastimé la cabeza,
la mejilla izquierda, el pie
del mismo lado y algo más
que ahora se me olvidó".
De esos sitios mencionados
un poquito de sangre salió,
pero yo tranquilo, a lo gran señor,
me hice responsable desde
que el susto nos sorprendió.