sábado, 13 de septiembre de 2014

MI PRIMER DÍA DE CLASE


por Graciela Lecube-Chavez
 
©  2014



Papi y Mami me hablaron por días
de la importancia de ir a la escuela.
Como siempre les presto atención
soy una bolsa donde todo se cuela.
 
Pasé el día como ellos me dijeron,
y no me asusté de los desconocidos
por ser todos niños de la misma edad
buscando la forma de hacer amigos.
 
La maestra hablaba con una sonrisa
y cuando nos sentamos muy calladitos
se puso a aplaudir y a reír con ganas,
diciendo: “Yo los creía unos diablitos”.
 
“Nosotros somos angelitos, maestra”,
dijimos a coro como si lo hubiéramos
ensayado; nos paramos todos a la vez
y sin saber por qué ¡nos abrazamos!