jueves, 11 de septiembre de 2014

Consejos



Por Ariadna Sánchez

Como padres de familia está en nuestras manos ofrecerles a nuestros hijos un futuro mejor. Es nuestra responsabilidad. Para hacer un poco más fácil esta tarea un libro es un instrumento fabuloso para una permanente formación intelectual, moral, afectiva y ética del niño. Lo enriquece, despierta su imaginación, estimula sus capacidades lingüísticas, acentúa el gusto por pasar tiempo solo (Si un niño logra abstraerse del mundo que lo rodea con un libro en la mano, es porque está navegando a miles de kilómetros de aquí y el libro lo ha ayudado a transcender el espacio y el tiempo) y mejora notablemente su capacidad de comunicarse. Si deseas lo mejor para tu hijo, no pierdas el tiempo. Tómense de las manos y emprendan juntos el viaje hacia una de las mejores experiencias de sus vidas. ¡Se los aseguro que no se arrepentirán!

No hay comentarios: