martes, 5 de agosto de 2014

ROJA Y JUGOSA

por Graciela Lecube-Chavez
 
© 2014


 
En un picnic familiar,
de esos que se inmortalizan en el recuerdo,
hubo sandías
rojas y jugosas hasta para regalar.
 
Iba yo a hincar los dientes
en una segunda tajada de cáscara
lisa y verde
cuando me detuve a pensar, muy sonriente,
 
“A todos se nos olvidó
que julio es “el mes de la sandía” aquí ,
en Estados Unidos,
el país que con o sin ganas nos adoptó”.
 
La sandía es fruta y vegetal al mismo tiempo,
miembro de la familia del pepino,
cargada de propiedades
como el estar hecha de agua un 90 porciento.
 
La sandía alimenta, hidrata,
refresca, ayuda.  Saboréala a temperatura normal,
fría sobre hielo, en salmuera como “pickle”
y hasta horneada en la parrilla.
 
Y si al partirla vez que su pulpa
es de color amarillo, no te asustes ni te asombres,
la puedes comer igual
sin sentir ninguna culpa.



1 comentario:

Anónimo dijo...

QUE RICURA DE RECUENTO DE LA SANDIA... COMO ME GUSTA Y ME RECUERDA MI NINEZ,JUVENTUD Y AHORA TODAS LAS PRIMAVERAS VIVIDAS. GRACIAS MADAME CHAVEZ. COMO SIEMPRE UN PLACER LEER SUS CUENTOS AUNQUE HACE TIEMPO NO PODIA HACERLO. SIGA ADELANTE DANDONOS SABOR A NUESTRA VIDA. SU SEGUIDORA DE LOS KAYOS DE LA FLORIDA FELI