jueves, 6 de febrero de 2014

Adivina cuánto te quiero



Reseña por Ariadna Sánchez

Febrero es el mes del amor y la amistad. Para celebrar estos dos hermosos sentimientos el libro Adivina cuánto te quiero, escrito por Sam McBratney y con acuarelas de Anita Jeram es ideal.

El cuento del día es presentado por el beisbolista de hueso colorado Juan M. Sánchez y sus tres nietos. Juan M. Sánchez desde muy pequeño mostró mucho interés por el rey de los deportes. Llevándolo a jugar domingo tras domingo en su comunidad. Con esfuerzo y dedicación llegó a colocarse en las filas de los equipo Tigres de México y Alacranes de Durango de la Liga Mexicana de Beisbol.  Con reconocimientos y participaciones en diversas ligas y torneos el Sr. Sánchez sigue cosechando anotaciones. Su mejor cuadrangular es leerles a sus nietos historias positivas como Adivina cuánto te quiero.

El cuento comienza con la liebre, que le pregunta a su padre si sabe cuánto lo quiere ¿Adivina cuánto te quiero?  Esta sencilla invitación da paso a un cuento lleno de ternura con una pizca de humor.

La pequeña libre abre sus bracitos y le dice a su padre "te quiero todo esto". El padre repite la operación y como sus brazos son más largos, la pequeña liebre ve que su padre lo quiere más. Entonces comienzan uno a otro a demostrarse su afecto usando sus talentos y habilidades físicas para evidenciar el inmenso amor que tiene el uno por el otro.

Al final de un largo día la pequeña libre cae cansada. Ya a punto de dormirse la pequeña liebre le dice a su padre: "Te quiero hasta la luna". El padre amoroso le afirma a su hijo que eso es muy lejos. Con eso en mente la pequeña libre se queda convencida de su victoria. Una vez dormida, el padre tiernamente le da un beso y le susurra con una sonrisa “Yo te quiero hasta la luna de ida y vuelta”

Yo les aseguro que esta odisea continuará… Una excelente historia para leer con tu familia esta tarde. Para seguir disfrutando del encanto de la lectura visita tu biblioteca local. Recuerda que la lectura te da alas. ¡Nos leemos la próxima semana!