jueves, 15 de agosto de 2013

Juan y el Lobo




Reseña por Ariadna Sánchez

Un cuento que puede ser muy útil para transmitir a nuestros hijos el valor de la sinceridad es Juan y el Lobo por Tony Ross, que es una versión “Del niño que gritó lobo” de las fábulas de Esopo. En esta singular historia Juan grita: “Lobo, Lobo, ahí viene el Lobo”. Juan usa esta expresión para no hacer su tarea, para no bañarse, para no ir a sus clases de violín. Juan lo que quiere es salirse con la suya. Hasta que un buen día el elegante lobo vestido en frac negro se aparece en el pueblo. Juan fue el primero en gritar con voz potente: ““Lobo, Lobo, ahí viene el Lobo” pero nadie le creyó. Así que el lobo dio un gran banquete que termino con una gran panza. La moreleja es siempre decir la verdad. Por más dura que esta sea es mejor hablar y no disfrazar la realidad o inventar cosas para salir bien librado. La sinceridad es un valor especial que hay que cultivar desde muy temprana edad. Cuando nuestros hijos son muy pequeños no pueden diferenciar la verdad de la mentira. Mezclan la realidad con la ficción. A medida que se hacen mayores, van adquiriendo la capacidad de diferenciarlos. Como padres de familia podemos ayudarles a distinguir entre lo real y lo imaginario. Enseñarles a valorar que la sinceridad es algo que nos enriquece como personas y que a la vez nos dota de valentía y nobleza. Formemos niños y niñas sinceras con gran autoestima.¡Nos leemos la próxima semana!

No hay comentarios: