sábado, 2 de marzo de 2013

JUGANDO CON EL AGUA




Graciela Lecube-Chavez

©   2013



Un día, saliendo de la biblioteca,
comenzó a llover a cántaros
cuando de pronto vi a una ranita
cruzando la acera dando saltos.

Yo me detuve para dejarla pasar,
un libro se cayó mojándonos a los dos
y ella me imitó sin saber reaccionar
o quizá para no dejarse pisar.

Me sacudí de pura risa, más aún
cuando ella la lengua me sacó.
Al recoger el libro entreabierto
creí haber leído lo que pasó.


No hay comentarios: