sábado, 20 de octubre de 2012

UNA BUENA RAZÓN



Graciela Lecube-Chavez
 
©  2012
 


– Papá, voy a necesitar una lupa–
dice Mario al volver de la escuela.
– ¿Qué quieres ver con aumento?
– Mi futuro... el mismo que debo
comenzar desde ahora a buscar.
– Antes de eso debes estudiar.
–Sí, lo sé, pero no quiero perder
tiempo. Y mucho menos fracasar.
Si de chico encuentro algo bueno
que me entusiasme como carrera,
de grande buscaré un empleador
dispuesto a pagarme por lo que sé.
–Bueno, hijo, si eso te parece mejor...
  
Mario tiene su lupa y aunque busca
y rebusca no da con lo que quiere.
–Entendiste la lección al revés –
le dice Ana, compañera de grado–
Primero hay que estar preparado
si lo que buscas es un buen trabajo.
¿De qué te vale lo que haces yendo
contra la corriente tratando de comer
pollo si los huevos faltan por poner?
Su padre tiene la última palabra:
– Ahora es tu momento de estudiar
y de jugar..dale tiempo al tiempo
para hacer tus intentos realidad.


No hay comentarios: