martes, 10 de enero de 2012

DESPUÉS...



Graciela Lecube-Chavez

©   2012


Afuera estoy mirando
los estragos del tornado
que mi pueblo en segundos
con furor ha destrozado.

Qué enojo tan horrible
multiplicó aquella fuerza
para acabar, incontenible,
con casas y pertenencias.

No hay techos ni jardines,
ni puertas ni escaleras... sólo
deshechos y más deshechos
llenando inmensos confines.

El mundo se partió en dos,
en tres, en cuatro y nos dejó
más que despavoridos,
faltos de voz y de mando.

Sólo los ojos espantados
pidiendo perdón sin sentir
que hubieran pecado, en pos
del verdugo despiadado.

El día se hace noche, el entorno
vuelve a su regazo, perros
que aúllan y bebés que lloran,
por si acaso después ...


No hay comentarios: