sábado, 5 de noviembre de 2011

LUZBELITO ME INSPIRÓ


Graciela Lecube-Chavez

©  2011



Es domningo y está lluvioso,
ocasión propicia para seguir
en la cama imitando al oso.
Remoloneando pasé las horas
pensando en el color de las moras.
Así llegué al umbral de la semana
y los siete días que la convierten
en una entidad oficial. “¿Oficial?”,
preguntó Luzbelito desafiante,
plantado en mi hombro izquierdo.
“Pamplinas. Díme si te atreves
a cambiar el nombre de los días
usando sus mismas iniciales”.
“Me atrevo”, respondí sin pensar.
“Lunes se llamará Lunada,
Martes, Marejada,
Miércoles, Mermelada,
Jueves, Jornada,
Viernes, Ventolada,
Sábado, Salmonada
y Domingo, Domingada”...
Si no te gustan, inventa los tuyos
y aquí no ha pasado nada...
o volveremos a llamarlos lunes,
martes, miércoles, jueves,
viernes, sábados y domingos
como siempre lo hicimos”.

1 comentario:

Carlota dijo...

Me gustó eso de cambiar los
nombres y yo uso la cocina
y digo lechuga; mermelada;
mantequilla y jalapeños y
verduras; salchichas y docena.
le gustan? No a mi. Suenan feos.
Y es que no se inventar.

Necesito pedir perdon por eso