martes, 18 de octubre de 2011

LAS PROMESAS, PROMESAN SON


 
Graciela Lecube-Chavez
 
©  2011

 
 
Nunca prometas lo que
no sabes si vas a cumplir.
No inventes problemas
que no te dejarán dormir.
Guarda silencio, escucha
y aprende la forma de vivir.
 
Libérate de las cadenas
que tú mismo te creas.
Sé un niño estudioso, libre
de ir y venir. Aprovecha
las horas y ponte a imaginar
tu brillante porvenir.
 
Para que nadie te acuse
de no ser cumplidor, piensa
bien antes de prometer, que
en la balanza está tu honor.
 
Tu palabra das cuando prometes
y la gente espera cobrarte por eso,
porque tú te mereces con creces
ser respetado y admirado siempre,
no solamente a veces.
 
Tu palabra está ligada a tu honor,
ambos te representan como eres;
defiéndolos con todo lo mejor
de tus respetables poderes.
 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

papi siempre me dice lo mismo
gracias por sus consejos.

Julita

Patadepolo dijo...

Qué monada de blog. ¡Felicidades! Yo acabo de empezar con un blog de ocio para niños, que se llama Patadepolo.com, y entre los enlaces de interés voy a enlazaros porque sois geniales.