miércoles, 8 de junio de 2011

Alicio, un perro muy noble




En la localidad de Montecristo situada en Córdoba, Argentina ha sucedido una historia que se debe contar.



Un perro que no olvidó a su dueño sigue allí en la entrada del hospital esperando a alguien que ni regresará, llegó allí cuando su dueño enfermó y fue a pedir ayuda para su dolencia. Derivado a otro hospital de mayor complejidad lo alejó de Alicio, pero lo que el no sabía era que no volvería a ver a su mascota. El dueño fallece y el pobre perrito todavía espera que su dueño aparezca sano y venga a buscarlo.



Así que los vecinos, gente del hospital le dan lugar donde dormir y come gracias a los vecinos y a un negocio para mascotas cuyo dueño le da la comida y agua todos los días.



Un buen final para Alicio, tiene cariño y comida. Pero nadie le puede devolver el cariño de su dueño. El ya no está.






Leticia Teresa Pontoni.