martes, 12 de abril de 2011

EN LA PALMA DE LA MANO


Graciela Lecube-Chavez

©   2011
 
 
Don Martín había esperado
mucho tiempo para ser abuelo;
su  única hija no se había casado
por lo que rogaba sin consuelo.

La adopción de Anita cambió todo:
la hora de comer, de hablar, de dormir...
la familia entera giraba a su modo
y por ella la orden del día era sonreír.

Una mañana, rumbo al parque, nieta
y abuelo se detuvieron a respirar
y en la palma de la mano don Martín
a Anita un regalo le quiso dejar.

“Es para ti, angelito inteligente.”
“¿Qué es, abuelo?”, indagó Anita curiosa.
“Es algo que no se ve pero se siente,
es mi bendición para ti, mi linda rosa”.
 

1 comentario:

Chris V. dijo...

El amor de los abuelos es distincto y especial. Mi abuela va a cumplir 98 años y todavía me hace sonreir.