martes, 31 de agosto de 2010

DIFERENCIA DE OPINIONES

Graciela Lecube-Chavez

©  2010
 

Aprender una lección
es una cosa, aplicarla
es otra. Papá dice que
soy flojo y mamá que
soy demasiado brusco.
En medio de los dos
estoy confundido
y cuando les pregunté
cuál es la forma correcta
de abrir una gaveta,
--Despacito—dijo mamá,
--De golpe—dijo papá.
Obedecí  a mi progenitor
y al dar un tirón, saltó
un alud de calzoncillos,
medias y camisetas.
De aquel episodio
aprendí que cada
uno defiende lo suyo
y que es imposible
llegar a una solución,
porque uno tras otro
insiste en su opinión.