jueves, 1 de julio de 2010

TRABALENGUAS


Uno, dos y tres,
dímelo otra vez.
Uno, dos y tres,
dímelo al revés.
Uno, dos y tres,
sin mover los pies.