martes, 9 de marzo de 2010

BOLITA, MENSAJERO DE AMOR



Graciela Lecube-Chavez

© 2010


Bolita es un gatito blanco y negro
que por una ventana abierta se coló.
Como nadie lo reclamó, se dijo:
"Aquí me quedo yo", y ¿por qué no?

La pareja dueña del lugar lo aceptó
sin hacerle preguntas, ¡era tan gracioso!
Le dio leche, agüita fresca y salmón,
un cojín para dormir y caricias a montón.

El tiempo pasó y Bolita muy orondo
de los corazones de sus nuevos padrinos
se adueñó y hasta en su cama grande
dormía a sus anchas entre ellos dos.

¡Eso sí que era vida! Por eso nadie
entendió el por qué de su desaparición.
Lo buscaron noche y día, de un lado
a otro con amor, sinceros de corazón.

Tres días habían pasado desde que Bolita
los dejó, cuando de pronto, de una gaveta
saltó a los brazos que listos estaban para
dar y recibir lo que los tres necesitaban.