domingo, 1 de noviembre de 2009

El hada aburrida y Los Bloguitos


María Magdalena Gabetta

© 2009



El hada vieja y aburrida, estaba sentada bostezando en su trono de cristal, no encontraba entretenimiento en nada a su alrededor. Ni siquiera el bello paisaje, los alegres duendes, las haditas jóvenes, los pajaritos, los unicornios de diferentes colores, los pegasos, los miles de personajes del mundo de la fantasía, lograban una pequeña sonrisa de su rostro.



En realidad de vez en cuando parecía sonreír pero sólo era un reflejo automático producto de un viejo tic, de tanto prodigar sonrisas cuando andaba cumpliendo sueños por el mundo.



La vieja hada se encontraba sumamente aburrida, desde la última vez que aparentemente había hecho un buen trabajo, fue cuando ayudó a Cenicienta. Pero después tuvo una gran confrontación con la “Sociedad Protectora de Ratones” por haberlos hecho trabajar como caballos. Ni que decir la cuenta que tuvo que pagar por las horas de alquiler del costoso vestido de fiestas de la joven. ¿Y los zapatos? Eso fue lo peor, primero perdió uno y cuando lo recuperó (para alivio de todos), después de tanto bailar con el príncipe en su fiesta de casamiento, terminó rompiéndolos y la pobre hada, tuvo un conflicto con los “Zapateros de Sueños” que nunca más quisieron prestarle un par ni de lona.



Así que, dado su fracaso, a pesar que por la difusión de la historia, parecía un éxito, le costó muchísimo volver a ayudar a alguien; no conseguía colaboración de ningún gremio y fue quedando aburrida y envejeciendo sola, mientras las otras resplandecían.



Pasaron los años y ahora era la más vieja de todas, porque las hadas que no dan dones ni hacen realidad sueños, envejecen irremediablemente.
Así fue que la pobre, vieja hada aburrida todo el tiempo pensaba en qué hacer para volver a ser un hada divertida, joven y bella como sus amigas.



Un buen día, para sorpresa de todos, sus ojitos se iluminaron, lanzó una alegre carcajada y saltó de tu trono, varita en mano y comenzó a danzar de felicidad. ¡Había encontrado qué hacer! 

Sin darles tiempo a pensar que ocurría, montó ágilmente en una onda de luz e ingresó al mundo de internet, instalándose en una página de cuentos y poemas para niños llamada Los Bloguitos y con su mágica varita comenzó a tocar los nombres de quienes estrujaban desesperadamente sus cerebros en busca de ideas y se las regaló de todas las formas y colores y así fue rejuveneciendo y recuperando su alegría y belleza, mientras se alimentaba de las historias que en en Los Bloguitos a cada instante se multiplicaban.



Y colorín colorado, este cuento ha terminado.



Feliz aniversario para Los Bloguitos.


3 comentarios:

Leticia dijo...

Me gustó como quedó editada la historia del hada triste.

maría magdalena gabetta dijo...

Muchísimas Gracias los Bloguitos por permitir que podamos seguir siendo niños y disfrutar junto a ellos. Gracias en nombre del mundo de las fantasías. ¡¡¡¡FELIZ ANIVERSARIO!!!! Besotws. Magda

Anónimo dijo...

GRACIELA LECUBE-CHAVEZ dijo:

Tu inspirado cuento es
una magnífica lección:
"Hasta las brujas salen
ganando con un buen amigo".
Con besitos acabaditos
de hornear, te invito
de niña a niña ir a jugar.