viernes, 8 de mayo de 2009

Simón y Pascual Rumbo a un Mundo Bilingüe


Azael Alberto Vigil


© 2009


Rumbo a la escuela Mundo Bilingüe localizada en la zona Latina de Santa Mónica, California, se encuentran Simón y Pascual. Simón recién llegó a los Estados Unidos de Norte América proveniente de El Salvador, Centroamérica, y está ansioso por aprender a hablar en inglés.

- Hola ¿cómo estás? How are you? Dice Pascual amigablemente.
- ¿I’m fine, gracias y tú? Contesta Simón muy orgulloso de saberse defender un poquito en otro idioma.
- ¿Cual es tu nombre?
-Mi nombre es Simón.
- Yo soy Pascual. Nice to meet you. Gusto en conocerte.

Después de saludarse caminaron juntos un par de cuadras. Ya cerca de la escuela, Pascual, quien era una persona amable y de buen corazón, rápidamente se enteró que Simón estaba aprendiendo a hablar en inglés. Se recordó cuando él tuvo que aprender a hablar en español para poderse comunicar con sus abuelos en México por que ellos solo hablaban en español. Esta era la oportunidad perfecta para Pacual de desarrollar su fluidez en español mientras ayudaba a Simón con el aprendizaje de inglés.

- ¿Quieres que te hable en español o en inglés?-
- Prefiero hablar español por ahora. Estoy aprendiendo a hablar en inglés.-
-¡Magnifico!- Contestó Pascual a su amigo Simón. –Entonces te enseñaré cómo se dicen los días de la semana. Es fácil y divertido, solo repite después de mí.-
-Monday es lunes
-Martes es Tuesday
-Wednesday es miércoles
-Y jueves es Thursday
-Viernes es Friday
-Y sábado es Saturday
-Domingo es Sunday.
-¡Ves que facil es! Estos son los días de la semana, y los días de la semana son siete.Te das cuenta Simón que maravilloso es ser bilingüe: pensar y hablar en dos idiomas. Saber leer y escribir en español e inglés es como ver al mundo con dos lentes diferentes, es como conocer dos planetas distintos. Ser bilingüe, dice mi papá, es estar orgulloso de nuestras raíces hispanas y al mismo tiempo orgulloso de vivir en este lindo país que nos ha abierto las puertas para que alcancemos nuestros sueños. Cien por ciento de dos culturas loud and proud.

Mientras tanto, Simón escuchaba atentamente a su amigo Pascual y pronto, rapidito, se aprendió la lección de los días de la semana para mostrarle a su amigo que él también estaba orgulloso de ser bilingüe en este país. Ambos siguen aprendiendo uno del otro. Los dos tienen un futuro prometedor y planean ir juntos a la universidad.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo tambien soy bilingue y estoy muy orgulloso. Mis papas son de Chile. Tambien pienso ir a la universidad, quiero ser como Simo y Pascual. me gusta este cuento.
Gracias bloquitos.


Carlos.

maría magdalena gabetta dijo...

Felicitaciones por esta historia que anima a los niños a interesarse en aprender otro idioma. Magda

Anónimo dijo...

HAY UN ERROR EN LA HISTORIA.

Anónimo dijo...

A Carlos,

Chile es un país muy lindo, saludos a tus padres. Que bien que te identificas con la historia y que estas orgulloso de ser bilingüe. Sigue soñando y estudiando fuerte que así alcanzaras todas tus metas.

Azael Alberto Vigil

Anónimo dijo...

A Magda,
Gracias por comentar. Y claro de eso se trata, tratar de motivar a nuestros niños y al mismo tiempo hacerlos cooperar uno con otro para que aprendan trabajar en grupo.

Saludos,
Azael Alberto

Anónimo dijo...

A Anónimo/a,

Claro, hay quien siempre mira el vaso medio vació, y casi nunca medio lleno.
Estoy seguro que mas de algún error se ha infiltrado en este cuento, pero aun espero que su contenido moral sea entendido de raíz. Ya lo revise una y otra vez y todavía no logro encontrar el error que usted menciona. Sería usted tan amable de indicar donde está el error? para poderlo corregir.

Gracias,

Azael Alberto Vigil

Anónimo dijo...

Gracias anonimo,

Ya lo encontré, "orgullosos" por orgullos. Ese es el errorcito que se me había escapado. Lo corregiré.

Se agradecen sus buenas intenciones.

Azael Alberto

Anónimo dijo...

SU HISTORIA ES BELLISIMA Y LO FELICITO. EL ÚNICO ERROR ES QUE OLVIDÓ COLOCAR LA "S" A "ESTADO UNIDOS..." NADA MÁS. EN LOS BLOGUITOS TODOS NOS CUIDAMOS DEL MENOR ERROR PARA ENSEÑARLE A LOS NIÑOS A ESCRIBIR SIN NINGÚN ERROR. SU ERROR FUE UN PEQUEÑO OLVIDO.