sábado, 16 de mayo de 2009

ME QUIERO CONOCER

Graciela Lecube-Chavez

© 2009


Cuando era nenita, el tiempo
no pasaba queriendo crecer
y ahora que soy vieja
lloro por volver.

*

Mi nariz no tiene perfil
de chiquita que es
y de sombra carece
cuando huele una nuez.

*

Por saber si tenía doble
cara como los demás,
me estiré tanto la piel
hasta que no pude más.

*

Sin darme cuenta al hacerlo,
mi boca habla, come y besa,
y por ser tan desordenada
con ella misma se tropieza.

*

Me miras, te miro, nos miramos,
y mucho me gusta lo que veo.
Tus ojitos oscuros y los míos azules
hacen un dúo extraño pero sincero.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Reflexivo poema muy bien sentido y expresado. La primera estrofa me recordó a aquel bardo nicaraguense, Ruben Darío, cuando dice: 'Juventud divino tesoro/ Te vas para no volver/ Cuando quiero llorar no lloro/ Y hay veces que lloro sin querer."

Felicidades Graciela,

Azael Alberto.

maría magdalena gabetta dijo...

Me gustó muchísimo y cada verso es una ternura. El primero es totalmente una realidad. Un beso. Magda