martes, 5 de mayo de 2009

CADA UNO A LO SUYO

Graciela Lecube-Chavez

© 2009


Raulito pasó la tarde entera
viendo cómo unas hormigas
laboriosas iban y venían
cargando hojitas y piedras.
Nada las cansaba ni detenía,
ni las sombras de la noche
que sobre el patio caían.
Cuando fue hora de cenar
su mamá lo vino a buscar.
- ¿Qué haces?- preguntó.
- Nada, nada- bostezó.
- ¿Nada? Muy cansado te ves;
díme, díme cómo puede ser.
- Es más que sencillo, mamá...
ellas se agotan trabajando
y yo me agoto mirando.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Una vez mas, Raulito. va a despertar la curiosidad de los pequenos y grandes lectores del fascinante Programa Los Bloguitos. El contenido de cada historia, relato o poema de esta famosa periodista es para ensenar divertir y atraer a mas lectores. La creatividad de esta poetisa es extraordinaria.L/M

Anónimo dijo...

Su blog es muy interesante y yo diría que la verdad que las hormigas trabajan duro todo el día todos los días en la misma esfera poco y poco más de las veces no es efectivo mientras que las personas sólo observan y se cansan.