sábado, 5 de julio de 2008

QUERER ES PODER

-Graciela Lecube-Chavez-
(Copyright 2008) Todos los derechos reservados


Si algún deseo tus padres
no pueden complacerte,
lee lo que otros niños
hicieron para inspirarte.

Armandito pidió un violín:
¡Qué ocurrencia! ¿Solución?
Con dos reglas música "tocó"
sentida dentro de su corazón.

Coco, otro músico en acción,
usó alambres como cuerdas
en una vieja guitarra que halló
entre varias cosas olvidadas.

El mismo niño llamado Coco
soñaba con un par de maracas.
Dejó de soñar y se armó de dos,
con latitas y un poco de arroz.

Lucas pedía zapatos nuevos
pero debía esperar su turno.
¿Y esperó? No, tapó el hoyo
de sus zapatos gastados
con el periódico diurno.

Tina quería pintar de rojo
sus uñas y como la familia
no la dejó, sin protestar,
su imaginación utilizó.

Buscó papel de ese color,
lo cortó formando uñitas;
una a una solita las pegó
y con orgullo las mostró.

Estas historias reales
demuestran que si
usas tu imaginación,
hallarás la solución.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Este poema es tan real que me trajo recuerdos de las cosas que yo y mis hermanos nos teniamos que ingeniar .
Gracias a esta senora por hacerme pensar. Miguel Casares y familia.