sábado, 10 de mayo de 2008

Ésta es mi mamá

-Graciela Lecube Chavez-
Derechos reservados. (copyright 2008)


Un día vi a mamá llorar con un álbum
de fotografías en las manos y como
no la quise molestar, callada esperé
hasta notarla con calma reaccionar.

-- Ven, Chelita, dame un besito
como sólo tú sabes dar y que tanto
me gustan porque nadie los puede
imitar--me dijo con una sonrisa.

Las dos nos miramos en silencio
guardando la magia del momento.
Ella me cargó en su falda y yo dejé
que me apapachara con su aliento.

Toda ella olía con un sutil perfume
de miel y magnolias que quise hacer
mío cerrando los ojos, dejándome
arrullar en el manto de su encanto.

--¿Por qué llorabas, mamita?-
le pregunté y bajando la voz me dijo:
-- En estas fotos estoy con mi mamá,
cuando era tan chiquita como tú.

-- ¿Tú también fuiste chiquita una vez?
-- Claro tesoro, así mismita como tú.
-- ¿Por qué no te gusta verte chiquita?
-- ¿Quién te dijo a ti eso, mi niña linda?
-- Yo no sé, se me ocurrió, así solita.
-- No tengas pena, no volverá a pasar.

¡Y nunca más, como aquel día, la vi llorar!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me emociono bastante; porque lo entendi aunque mi espanol no es bueno. Versos asi me gustan leer varias veces. Gracias.

Me llamo Francis

Isabel Arraiza Arana dijo...

Hermoso, Graciela. Muy tierno y conmovedor.

Isabel