miércoles, 27 de febrero de 2008

La mariposa olorosa

Por Isabel Arraiza Arana, Autora Invitada
(Copyright 2008) Todos los derechos reservados





Voló la abejita,
y, parada en la flor,
vio una mariposa
de bello color.

La atrajo su olor,
más que cualquier cosa.
“¿Quién te perfumó?”
preguntó curiosa.

Levantó sus alas
y gritó furiosa:
“Nadie me perfuma,
yo nací olorosa”.

No creyó la abeja
su contestación
y voló buscando
una explicación.

Vio usar al rosal
pétalos de flor
para hacerle alas
de multicolor.

Continúa su vuelo
hoy la mariposa;
perfuma el jardín
con alas de rosa.