jueves, 14 de febrero de 2008

Colorín colorado


Te voy a contar la historia de colorín colorado.
Fue hace tantos tantos años, que ya casi se ha olvidado.
Ocurrió en el reino aquel de un país nada cercano.
Donde el rey era el pimiento y ordenaba escuchar cuentos.
Le gustaban los alegres, sin nada de sufrimientos.
Y de pájaros tan fuertes que volaban contra el viento.

Se levantaba el pimiento muy temprano en la mañana.
Se asomaba perfumado con un libro en la ventana.
Y leía a voz en cuello su historia hasta terminarla.
Cada día más le pedían, cada día más escuchaban.
Y así pasaba las horas rey pimiento en la ventana.
Pensó hacer una cortina para, al terminar, cerrarla.

Corrió la cortina y dijo: Y colorín morado, este cuento se ha acabado.
Disgustó a la berenjena, a la cebolla y al ajo.
¿Por qué colorín morado? ¿Con nosotros se ha enojado?
Y así dijo al otro día, cuando terminó su historia:
Y colorín anaranjado... ¡no! gritó la zanahoria.
Asociarán mi color con el fin, qué poca gloria.

Mas volvió a leer sus cuentos un día más el rey pimiento.
Sentado en primera fila había un tomate contento.
Decidió entonces el rey hacer un último intento.
Y colorín coloradooo... este cuento se ha acabado.
El tomate dio las gracias, dijo sentirse halagado.
Siendo un color tan alegre, sin duda era el indicado.

De ese día en adelante los cuentos que se han contado
terminan del mismo modo, seguro lo has escuchado:
y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

Isabel Arraiza Arana
Derechos reservados

1 comentario:

Anónimo dijo...

Lindisimo! me encantan tus cuentos y mas que riman.
Mara