sábado, 19 de enero de 2008

Río amigo

Graciela Lecube-Chavez


Vigila al río que manso va
aunque ya no tan brillante;
por recibir tantos maltratos
perdió su luz de diamante.

El río se atreve a bajar
por cerros y montañas,
se esconde en el barrial
y se pierde en el mar.

Él no es un basurero
adonde puedes arrojar
todo lo que no sirve
y sobra como usurero.

Deja que su rico tesoro
fluya siempre cristalino,
para saciar la sed de los
que van creando caminos.

(Copyright 2008) Todos los derechos reservados

No hay comentarios: