viernes, 30 de noviembre de 2007

Los escarabajos

Los escarabajos
Por Christianne Meneses Jacobs (Coyright 2007)
Todos los derechos reservados

A mi hermano le han fascinado siempre los animales y de pequeño le encantaban los escarabajos. Recuerdo que cuando éramos niños, saliamos al patio a jugar, correr y subir en bicicleta. Una tarde de curiosos nos fuimos al jardín a ver que encontrábamos. Nuestro jardín era muy frondoso, con plantas muy verdes y flores de diversos colores. La tierra todavía estaba húmeda debido al aguacero que había caído días anteriores.
De repente vimos unos animales negros caminando en la húmeda tierra. Nos acercamos a observar y nos asombramos al ver a varios escarabajos negros. Nos preguntábamos qué hacían y nos sentamos a observarlos. Iban y venían sin rumbo alguno.
Después de un rato, mi hermano corrió a pedirle una caja a mi mamá. Decidimos tomar dos escarabajos y adoptarlos como mascotas. Mi mamá no estaba contenta con la idea, y especialmente cuando mi hermano pidió tenerlos en su cuarto. Al final, mamá aceptó, metimos la caja en el cuarto de mi hermano y observamos a los escarabajos hasta que el sueño nos venció. Nos dimos cuenta de que no se veían contentos de estar encerrados, pero ya era muy noche para regresarlos al jardín. No queríamos que se perdieran y que no pudieran encontrar el camino de regreso a sus casas.
A la mañana siguiente, mi hermano corrió a ver sus escarabajos. Un grito de terror estremeció toda la casa. Salí corriendo a ver que había ocurrido. Los escarabajos se habían descabezado. Los dos cuerpos estaban en un lado de la caja y las dos cabezas en otro. Mi hermano y yo especulamos que se habían enfrentando a una feroz batalla donde los dos perecieron. Con lágrimas en los ojos les dimos santa sepultura y prometimos respetar a los animales y su hábitat.

1 comentario:

maría magdalena gabetta dijo...

Excelente! me estremecí, las cosas que los niños hacen inocentemente a veces les sirven de ejemplo. Un abrazo. Magda