miércoles, 31 de octubre de 2007

EL Señor Don Perro


“EL SEÑOR DON PERRO”

El Señor Don Perro
por el parque pasea,
come una galleta
y trata de correr.
Otro perro pasa, lo mira y le dice:
Tú estás muy gordo,
y debes hacer dieta.
Y el perrito gordo
rápido contesta:
No estoy muy gordo,
sólo un poco hinchado.
Veo cuando comes,
galletas, chocolates,
helados y crema.
Al parque venimos
tan solo a jugar.
Y a disfrutar del
pasto, las florcitas,
y las linda perritas
que han de pasar.
Todo es muy bello
en este lugar.
No sólo de comida
vive un animal.
Y cuando volvemos
qué triste me siento
Mi casa es pequeña,
añoro este lugar.
Vengo con ansias
a este lindo parque.
Yo, en cambio: dijo
el perro gordo,
tengo una gran casa,
con un bello jardín.
Con flores, arbolitos
y una enorme pileta.
Pero siempre estoy tan
sólo en aquel lugar.
Como todo el día
para no llorar.
Mi dueño, el pequeño,
tiene que estudiar.
Por eso los domingos
cuando voy al parque
como todo lo que el me dá.
Me besa, me abraza
y juega conmigo,
pero el día lunes
vuelve a estudiar.
¡Oh! Que gran tristeza
al saber tu historia.
Yo duermo en mi cucha
arriba del balcón.
No tengo un gran lugar,
pero soy feliz.
Y el perro gordo
algo compungido le
dice al pequeño:
Puedes visitarme cuando lo desees.
Juntos pasaremos
agradables horas.
Podemos correr,
jugar y comer.
Y así los dos juntos
caminaron y caminaron
junto a sus dueños.
Pronto se verían,
sin lugar a dudas.
Y así termina esta
tierna historia.
Nadie por supuesto
escuchó esta rara charla entre
el Señor Don Perro y otro perro más.


LETICIA TERESA PONTONI

Copyright 2004
Todos los derechos reservados